DESEO QUE ESTE BLOG AYUDE A MUCHAS PERSONAS A VIVIR UN POCO MÁS SERENAS, MÁS RECONOCIDAS Y MÁS CONTENTAS... QUE AYUDE A SUAVIZAR LA ENFERMEDAD.

jueves, 14 de marzo de 2013

EL SABER ESTAR Y SATISFACER MIS DESEOS MÁS PROFUNDOS


Hablaba con una persona en consulta acerca de qué es lo peor de ir al médico. Ella me dijo: “La FRUSTRACIÓN de que no te entiendan”.
(Una de las causas de la cronicidad y consolidación de la enfermedad es la losa que te cae encima cuando el médico te dice que tienes una enfermedad incurable y que tú no puedes hacer nada. Incluso, a veces, pronostican que cada vez estarás peor). 

Mi especialidad es “Conectar con el origen emocional y Ayudar a Liberar ese dolor”.
Algunas personas me escriben hablándome de sus procesos y de lo que ha supuesto en su vida el TENER ESPERANZA gracias al blog.
Creo que un pequeño porcentaje de personas diagnosticadas de Fibromialgia se la pueden quitar “fácilmente” como quien se quita un abrigo viejo y pesado (Dicho con  prudencia).
En la FM hay una parte de dolor importante de la persona... Pero hay una parte que nos ponen encima (como si nos cubrieran con una capa de escayola) y que nos bloquea. Y nosotros nos la quedamos.

La FM es el saco donde la medicina clásica echa todo lo que no tiene base fisiológica, y claro, hay muchas cosas distintas dentro del saco.
Entonces, una de las cosas posibles a hacer es evitar que se consoliden las “Fibromialgias tiernas”. El que surja la FM tiene un origen emocional  repetido, pero la consolidación viene de otros hechos posteriores. (Por ejemplo: la culpa, de no ser capaz de hacer ciertas cosas, de atender bien a nuestra pareja… El no saber enfrentarse a ciertas situaciones que aguantamos… Y en otra parte, de la afirmación y premonición del médico de que no se cura).



Os envío el mail de Julia una mujer joven que ha estado un día en consulta. Al empezar la sesión a la pregunta ¿Qué quieres conseguir? respondía: “Que no me duela nada, estoy tensa… Estrés, ansiedad, nervios... me duele al Alma”.
Trabajamos las dos horas y al final de la sesión al preguntar que qué quería conseguir pedía: “Ser más liberal y alocada” y “Saber decir que no”.
Pasó el verano y no  me volvió a llamar
Han pasado unos meses, y contacté con ella: “¡¡Eva es que no me duele nada!!”.
Le pedí que lo escribiese.

Es solo una persona y un caso concreto, ayudado sin duda, por ser una Fibromialgia tierna a la que no se le deja crecer al quitarle el miedo que la alimenta.

Ella es una mujer competente, comprometida. Pero sin duda algo sucedió en la sesión, desde mi punto de vista “El transmitir que se puede mejorar, que es posible”, el hacer una nueva conexión, quitar el susto y el situarse en la posición del: “Saber Estar y satisfacer mis deseos más profundos”
Sé que si este encuentro no se llega a dar, en el futuro sería una de las Fibromialgia duras y consolidadas.

Os dejo el correo de Julia.

Hola Eva,  
Te paso lo que he escrito, corrige lo que quieras, ya que lo mío no es escribir:

“De pronto un día sientes ganas de reír y llorar a la vez, YA sabes lo que te pasa!!  Has encontrado porqué te duele el cuerpo, porqué estas tan agotada…De dónde vienen esos dolores, esos cristales que se revuelven en tus músculos, esos alfileres que sutilmente están ahí, que vives con ellos, que forman parte de tu día a día… Pero también de llorar, cuando unos de los mejores REUMATÓLOGOS  de España, te ha dicho que tienes FIBROMIALGIA… Que esto es para siempre, NO TIENE CURA… Y que tienes que tomar pastillas de todo tipo y colores, y convertirte en un esclavo de ellas…

Yo lloré mucho aquel día. Pero a partir de ahí todo fue BUENO para mí…

Con mucha fuerza interior, MUCHA.

Empecé a leer mucho sobre lo que me pasaba..., pero exprimiendo la parte positiva de los comentarios de cura que encontraba, que eran muy pocos, pero sólo me apoyaba en ellos, NO EN LOS NEGATIVOS, que son más… Ahí conocí el blog de Eva, con la cual charlé en diferentes ocasiones.
Saqué mucha fuerza interior, y cambié mucho hábitos de mi vida… Alimentación sana, fuera carnes y lácteos, meditación diaria, respiración, caminar, conocerme, ver cuáles eran mis miedos, escribirlos, ponerme pequeñas metas para ir superándolos, salir y entrar, reírme, valorarme, ser yo, empezar a decir que NO… y poco a poco a mí ya no me duele nada… Y tan sólo llevo 5 meses diagnosticada.
No he tenido que volver a urgencias a pincharme para el dolor, ni a un fisioterapeuta.
Y AQUÍ SIGO, LUCHANDO PERO FELIZ Y SIN DOLOR DE MOMENTO, y espero que mucho tiempo más.
Con esto animar a todos, esto SE OLVIDA, pero hay que QUERER, fundamental” 

Julia.
.

No hay comentarios:

Publicar un comentario