DESEO QUE ESTE BLOG AYUDE A MUCHAS PERSONAS A VIVIR UN POCO MÁS SERENAS, MÁS RECONOCIDAS Y MÁS CONTENTAS... QUE AYUDE A SUAVIZAR LA ENFERMEDAD.

jueves, 22 de diciembre de 2011

TRANQUILIDAD, SERENIDAD Y PAZ

En estas fechas especiales os deseo Armonía, Calma, Alegría...
También Tranquilidad para que dejéis en "PAZ” a los demás.  
¡Qué hagan su vida!

¡¡Un fuerte abrazo!!

viernes, 16 de diciembre de 2011

UNA ALCACHOFA EMOCIONAL


Hay veces que se me aparece una alcachofa. Alguien me habla de un problema y veo una alcachofa... ¡Cuánto problema! Y cuánto que no sirve para nada, que no depende de la persona, que no le incumbe.

A mí me gusta en el problema-alcachofa ir quitando hojas y dejar “el problema” en estado mínimo, puro y que solo dependa de nosotros. Dejar el corazón de la alcachofa.  ¡Eso sí lo podemos manejar!...

¿Cuántas hojas tiene una alcachofa, que no tiene que ver con lo esencial del problema? ¿Qué sería de una enfermedad sino hubiese ningún otro problema emocional asociado, ningún miedo?

Es genial poder dejar una alcachofa en el corazón, embadurnada en limón y  atender solo a eso, resolver.

Quitar todas las hojas y centrarte en lo que solo depende de ti. 


martes, 13 de diciembre de 2011

EL AMOR RECIBIDO.


La historia surgió hace un año, un domingo por la mañana cuando tomaba café con Isab después de ver con él, el presupuesto de una obra, esperábamos a mi marido.

Mientras llegaba surgió una conversación acerca de su nuevo bebé, su niña, del cariño, de los regalos de Navidad, de su vida aquí, de su padre... De lo que le sorprendía ver como besábamos a nuestras hijas adolescentes. Hablamos mucho y distinto, él no conocía “eso”.

Cuando llegó mi marido, Isab le dijo con su acento del Este:La señora me ha dicho que hoy trabaja gratis y me estoy aprovechando”, con lo cual tomamos el café juntos y nos dejó para que pudiésemos seguir hablando.

En el desayuno había un bizcocho, veíamos como estaba de bueno ahora y como se hizo.

¿Qué le pasa si la masa no lleva levadura... Si no lleva azúcar... Si se hace con canela?

Lo que se le echa en la masa cuando se hace es para siempre, si lleva azúcar será dulce, si no ¡no!. No puede ser dulce un bizcocho que no ha tenido azúcar en su masa.

Así jugamos con los ingredientes del bizcocho, de la persona, con el calorcito del horno en que se ha cocido, el mimo en la masa, lo que se vivió en la infancia, en el embarazo, el puntito de limón, de canela...

Hablando de esto, de la historia de su padre, de lo que tenía que hacer para dar de comer a sus hijos  “... de la casa a la mina y de la mina a la casa...”. de los pocos besos que les dio, del poco cariño que él tuvo, del poco cariño que les pudo dar.

Isab después reflexionando y mirando el poso del café me dijo: “El bizcocho de mi padre no tuvo ni harina”.

Ahí cambió algún plan para los siguientes días.



miércoles, 23 de noviembre de 2011

TRAUMA Y RECUPERACIÓN


Hace un mes anoté este fragmento del libro que estaba leyendo, Hoy lo transformo en entrada. El libro es: “TRAUMA Y RECUPERACIÓN. Cómo Superar las consecuencias de la violencia”. Judith-Herman. Creo que no necesita comentario.

“...Los cambios fisiológicos sufridos por personas crónicamente traumatizadas son a menudo extensos. La gente que ha sido sometida a abusos repetidos durante la infancia puede tener problemas para cumplir los ciclos del sueño, para comer o incluso para llevar a cabo los ciclos endocrinos, así como tener duraderos síntomas somáticos y una percepción anormal del dolor”.

“...Con frecuencia una superviviente se resiste a ponerse de luto, no solo por miedo, sino también por orgullo. Puede negarse conscientemente a llorar la pérdida como forma de negarle al perpetrador su victoria”.


domingo, 20 de noviembre de 2011

CONTROLADORAS... ¿DE QUÉ?


Hace pocos días en una sesión, tuve una percepción especial de lo que era el CONTROL y que no había tenido hasta ese momento.

La persona me decía insistentemente: “Es que soy muy controladora, soy muy controladora, muy controladora”. Mientras la persona me decía esto, y por la conversación mantenida, no se sentía nada de control, ni en el ambiente y ni en la persona, sentía descontrol, descontrol, descontrol. El control se había ido fuera. (Eso es ser controladora)

Pregunté: Cuando dices controlar hablas de:

¿Controlar a los demás? Mucho.

¿Estar pendiente de lo que hacen los demás? Mucho.

¿Controlar tu vida? Nada.

¿Estar pendiente de ti? Poco.

¿De-pendiente de los demás?  ... ¿?

Venía, a ella y a mi, la imagen de estar fuera, disipándose la persona, como el genio de Aladino en el humo. Pendiente de todo lo demás que no fuese uno mismo, perdiendo el centro.

“Preocupada por cosas que en realidad no me conciernen ni me afectan... y pierdo el tiempo.. y lo paso mal.  mientras paso de mí y de lo que realmente necesito... Poco control,  ninguno, sobre mi vida?, ninguno”.


¿Qué sería si toda esa energía expandida y desparramada la traes a ti y la dedicas a estar centrada?.

¿Qué sería tu vida vista desde estar centrada, serena?  

UAUUUU!!



    


martes, 8 de noviembre de 2011

LOS OTROS SÍNTOMAS DE LA FIBROMIALGIA

La vida la vemos y la entendemos desde nuestra posición. Cada uno tiene un punto de vista desde el  lugar que ocupa. Cuanto más grande es el objeto mirado más parcial es la visión... Imagínense un elefante dentro de un piso. El  hijo que está en el pasillo solo ve pata, otro en el dormitorio solo ve cola y el del salón solo ve trompa. Si hablan entre ellos, no consiguen entenderse.
Cuando leo sobre Fibromialgia, después de leer un listado largo de síntomas, acabo tensa y dolorida, es el listado de síntomas que se ven desde el lado del médico.
(Si uno lee un relato erótico acaba de una manera y si lee una página con los síntomas de Fibromialgia acaba de otra. Disculpen mis ejemplos, no sé si me paso pero quiero ser muy clara).

A mí me ha tocado estar y ver la Fibromialgia desde mi lugar, desde dentro y desde fuera, y desde ahí veo unas conexiones y las cuento (esto no es un estudio, es lo que yo veo). Las cuento porque el dolor en el tendón de nombre rarísimo, con síndrome aun más raro, los médicos dicen que no se puede tratar y que el dolor irá a más (el miedo y la tensión  ayuda a ello, claro). Pero una culpa, un miedo... si se puede tratar.

Ingredientes frecuentes en la Fibromialgia:

1.      Mujeres inteligentes que se expresan muy bien, responsables y exigentes con lo cual ya están hartas de hacer ¡toda la vida! cosas para los demás y no hacer para  ellas. El don se transforma en rabia y rencor. La exigencia las aleja de la ternura.
2.      Suelen ser controladoras. No se entregan. Mucha desconfianza.
3.      Hay rigidez y mucho de no dejar hacer a los demás a la hora de tomar decisiones. Si se dejan a la hora de hacer las camas.
4.      Suele haber un problema de relación en la pareja derivada de la sexualidad “Antes muerta que separada”. No hablan de sexualidad al médico. No se ve ninguna relación. La tiene, es lo mismo. Son las dos caras de la misma moneda.
5.      No saben decir que NO y hacen muchas cosas que no quieren. Esto les hace creer que son generosas.
6.      Hay una dosis muy grande de eso que ocurre cuando alguien, en quien depositas tu confianza, te dice que no puedes hacer nada “de eso no te puedes curar”... y te dejan ahí ”debajo” y abandonado a tu suerte. Miedo, acojone, rabia por no entender. Sin esperanza y convencida de que no puede hacer nada por ella, ni ella ni nadie. Son mujeres de fe y creen lo que se les dice. 
7.      Grandes dosis de culpa. La mitad del cuerpo es culpa inculcada y cuajada.  Culpa por no hacer, culpa por hacer... A veces esa culpa se echa encima a los demás...
8.      Las hay muy perceptivas lo que les hace “enterarse” de cosas que los demás no se enteran, de problemas y dolor ajeno,... y eso duele también.
9.      Si se les da a elegir ir por dos caminos, eligieran el menos divertido. Siempre es más facil sufrir que intentar ser feliz (no hablo del dolor que trae la vida).
10.  No saben qué hacer ni a dónde ir. Desesperación e indignación.
Cuento esto porque el dolor no se puede tratar, pero estas características de arriba sí se pueden tratar y trabajar. 
Si uno se maneja bien con estas habilidades, estás en tu sitio y el dolor se va.

miércoles, 26 de octubre de 2011

MUJER... ¡ACEPTA!

“Mujer, tienes que aceptar”.
...El que dice esto parece que no pasó por ahí.
Nunca nadie puede ACEPTAR dándole al botón de ”ACEPTAR”.
Se puede tener una intención clara de aceptar e integrar, pero cuando uno esta en un momento de dificultad importante no se puede dar al interruptor de “No sentir” y al de “aceptar”
Uno puede elegir y querer aceptar hechos desde la cabeza, desde lo racional, e incluso desde el corazón. ¡Otra es que el cuerpo acepte el trato!.
La mente olvida, protege, pero el cuerpo tiene memoria y también protege. Esas situaciones requieren trabajo personal. 
Después de un Proceso de terapia uno puede llegar a entender y comprender los hechos.
Cuando uno entiende y comprende ya no necesita aceptar, los temas se disuelven. Y entonces ya puede haber trato entre la cabeza, corazón y cuerpo. 
Habrá  coherencia.
Ese es un proceso que no se puede hacer solo.

miércoles, 19 de octubre de 2011

¿DESEAS EN VERDAD SER CURADO?


Un hombre que se sentía muy abatido a causa de sus pesares acude a un maestro en busca de ayuda. Al verlo el maestro pregunta:
¿Deseas en verdad ser curado?.
¿Me habría molestado en acudir a ti si no lo hiciera?
¿Y por qué no? La mayoría lo hace.
Entonces, ¿para qué vienen?
No vienen precisamente buscando curación, que es dolorosa, sino buscando alivio.


domingo, 16 de octubre de 2011

NI SEXO NI GANAS.


Poniendo exquisito cuidado en este tema, me encantaría poder poner Luz y poder transmutar la forma de sentir y vivir la sexualidad de muchas de las mujeres con fibromialgia.
... recordar que la energía sexual es la que nos regalaron para DAR LA VIDA.

sábado, 15 de octubre de 2011

EL DÍA QUE TIRAS LA CARPETA “ ... UN DÍA”


Hoy entiendo que la Fibromialgia dura un tiempo y es difícil de acortar. Siendo la enfermedad totalmente inútil, quizá nos ayude en una primera etapa de agotamiento. Quizá nos pide parar y descansar. Luego se queda y ya no se sabe ir. 

En una etapa yo tenia mi carpeta, bueno, 20 cm de lomo de carpetas de información de la Fibromialgia. De todo lo que me pasaba y de todo lo que me podía pasar y que solo con leerlo me pasaba. Ni una palabra optimista y esperanzadora en los 20 cm “Esto es para siempre y no se puede hacer nada”. ¡Consuela tener una carpeta a lo que agarrarse cuando estás mal! En ella tenía textos en los que contaba como me encontraba, por si un día escribía un libro.

“Un día” decides cerrarla y dejarla bien lejos de ti, en la estantería de arriba a la que se llega con la escalerilla.

“Un día” limpias y decides tirarla, bueno la bajas al trastero. Aún tiene un lugar en tu vida.

“Un día” decides bajar al trastero y “quemar la carpeta”. Aquí no la pude quemar, rompí los artículos y mis escritos y lo tire todo, incluida la carpeta. (Solo me quedé una hojita del médico que ponía “síndrome fibromiálgico” y la medicación, por si un día tenia que recordar que no fue un mal sueño).

El día que te desprendes de esa carpeta ya “no te queda nada de Fibromialgia”. 
 AHORA TIENES QUE HACERTE TÚ CARGO DE TU VIDA.






sábado, 8 de octubre de 2011

LA TORTILLA Y LA SONRISA


En otras entradas hablo de la cantidad de experiencias traumáticas y dolorosas que ha tenido una persona con fibromialgia. Y como a la vez que no se puede enfrentar a reconocer ese dolor, se vive en él. Te empapaste de dolor y aún no te has sacudido, aun no te has secado.

Curiosamente también, muchas veces, el principal dolor el que agota y no te deja levantar es el no recoger a tu hijo del colegio o el que tu marido le prepare la cena con una sonrisa de kepchup y ojos en la tortilla. 
Tú no lo haces.

martes, 4 de octubre de 2011

PASIVAS, DIVERTIDAS, COMPROMETIDAS Y DE NO HACER NADA.


Continuando con entradas anteriores, una vez que estás dispuesta para “la salida”, son muchas las terapias que se pueden hacer. Todas valen, todas funcionan si estás comprometida. Si no vas a “enchufarte un rato”o a “quejarte  y que te aguanten”.
La fibromialgia es un estado complejo que afecta a todo el SER que se queda “desenchufado“, agotado, sin resistencia. Para sanarla hay que tratarla en todos los planos: Hay que aprender a gestionar las emociones, Hay que cuidar el cuerpo, Hay que cambiar la forma de pensar –algunas creencias-, cuidar mucho el entorno (espacio, personas, ambientes).
Haciéndolo sencillo y relajando un poco, agruparé las terapias por tipos. (incluyo las que conozco, las que he hecho)
PASIVAS, DIVERTIDAS, COMPROMETIDAS Y  DE NO HACER NADA.
Las terapias pasivas. Voy y me dan o me hacen, yo no hago nada, me relajan.
Sería como ser un cargador del móvil y poder enchufarse a la red y cargarse cuando uno esta sin batería. Reequilibrar el cuerpo en planos no visibles y aparentemente pasivo. Son terapias energéticas.
Reiki. Shiatsu. Masaje sensitivo. Masajes...

Las terapias divertidas. Voy, yo tengo que moverme y me lo paso bien.
Desconecto del dolor y del aburrimiento y conecto con el cuerpo, con el disfrute. Moverlo activamente y cargarlo de energía. Ayuda con diversión  y risas.
Andar, yoga, chi kung, risoterapia, teatro, movimiento expresivo, biodanza... 

Las terapias habladas. Habló y me escuchan, me hacen ver y me remueven.
El lenguaje y la comunicación son la base y la herramienta para aclarar, entender, y comprender. Ayuda a tomar conciencia, a discernir, a saber que es lo que me afecta  y que es lo realmente importante en mi vida.  A encontrar el origen emocional del dolor. Gestal. PNL. Hipnosis Ericksoniana...

Las terapias calladas. O voy o me quedo y no hago nada.   
No hacer. Parar, sentarse, reflexionar, silencio. Querer parar y ver el fondo en calma.  Procurar un tiempo de 20min. de silencio al día es un gran paso. Escucharte a ti,  no oír el ruido de la tele. Meditación...

En mi opinión tendrás que ir pasando por todas ellas, de una manera o de otra dependiendo del momento en que te encuentres. Sosteniendo el proceso con terapia energética, con meditación, con todo el humor posible...   como dices tu, los cambios y la curación no es siempre placentera, mas bien es dolorosa..”. Sí, encontrarte con el dolor que tienes hay guardado es doloroso y requiere tiempo, pero luego... SE SIENTE ALIVIO, SE SIENTE LIBERTAD, SE SIENTE FLUIDEZ Y PAZ, CONFIANZA... TRANQUILIDAD.

Recojo unas frases del “Blog de Damián Ruiz” hablando de otra enfermedad crónica, yo lo traslado hoy a esta. Es útil.
“La mente es más poderosa de lo que puedes llegar a imaginar...
...Existe la posibilidad de recuperación.
...Nuestro ADN está permanentemente interaccionando con el medio. Si quiere (el enfermo), ayúdale. Si no, no le fuerces, hay que poner mucha energía para salir de ese estado. Ni todo el mundo puede, ni todo el mundo lo desea.
...Busca ayuda en alguien que crea verdaderamente que puedes curarte o mejorar, ese debe ser el primer eslabón de un proceso”.

lunes, 26 de septiembre de 2011

MÁS EMPEÑO EN EL ORIGEN EMOCIONAL

Toda enfermedad se produce como consecuencia de una vivencia difícil, de un bloqueo emocional que se atasca en una parte del cuerpo. (En la Fibromialgia son muchas las vivencias difíciles). Yo creo que soy la persona más extrema en esta posición.
A esta conclusión llego solo a través de mis experiencias vividas, de mis enfermedades, -que han sido muchas- y de la posterior “observación” de mi vida. 

Viéndolo con la distancia de los años, todo mi trabajo personal terapéutico se estructura cuando yo entiendo claramente la relación entre una dolencia física y una situación vivida y sin resolver. Entonces quiero saber más y entender.

El borrar la enfermedad viene -cuando después de años de terapia y de empeño- conecto y reconozco una experiencia traumática vivida. Llega entonces el entender y el comprender  mi vida.
Ya no vuelvo a echar la culpa de lo que me pasa a los que me rodean ni a responsabilizar a otros. Ahora mi vida es responsabilidad mía.

¿Cómo empezar a observar esta relación? Una forma sencilla es hacer un cronograma, al hacerlo, te vas dando cuenta de coincidencias y en que circunstancia ocurre cada enfermedad, que pasa antes de cada dolor.

Os cuento como se hace un cronograma: Se preparan varias hojas con dos columnas y con recuadros que recojan 12 líneas. Cada recuadro representa un año vivido.
En una columna se inserta, por fechas el historial médico: dolencias, operaciones, rehabilitaciones, dolores, escayolas, infartos, depresiones, enfermedades de la piel, etc.  (yo lo pedí al médico)
En la otra inserta el resto de tu vida, esos temas personales: despidos en el trabajo, muertes, rupturas de pareja, injusticias, juicios, situaciones de acoso, viajes, nacimientos, accidentes, ruina, noticias, divorcio, etc.
Observa que ocurre y que relación hay entre las dos columnas. Qué hecho ocurre antes de cada enfermedad. ¿Coincidencias?.  
 
 “...Este es el tipo de conocimiento paralelo al de la señora  que un día entiende por qué en casa de su nuera se le cuajo la tortilla en el plato mientras buscaba donde estaba el fuego.
Ese día descubrió la vitrocerámica. Entendió, no era magia”.

Las cosas son por algo.
Cada conducta es por algo. Cada dolencia es por algo.
Algo pasó. Nadie es raro porque sí.

Entender las conexiones un viaje interesante.

martes, 13 de septiembre de 2011

UNO ESTÁ MALO... ¡NO ESTÁ MALO POR ALGO!


Este es el comentario telefónico de una amiga respecto a estas cosas que pasan y que ella ya ve:

”Eva... pero es que, no pretendas que los demás normales te entiendan, no pueden entender esas cosas que dices tú de procesar y...  esas cosas que hablas.
Uno está malo y va al médico porque le duele algo, como quien tiene un dolor de muela, le duele, va al medico y ya está. En presente. Uno está malo. ¡No está malo POR ALGO! Por que un día pasó algo en su vida.

Yo ya sí lo veo y te entiendo, porque con todo esto que está pasando veo que es así, antes ni se me ocurriría pensarlo ni lo entendería. Ahora lo sé y... pobres de ellos que no se enteran de que va esto,  pero... ¡No pretendas que los demás normales te entiendan! 



lunes, 12 de septiembre de 2011

LA FIBROMIALGIA ES COMO UNA SÁBANA


La Fibromialgia es como la sábana que algunos ponen sobre los muebles cuando se van de casa y que no deja ver lo que hay debajo.
Volvemos a casa y dejamos la sábana puesta, resulta que no nos gustan los muebles.                                                                                   


Aun no los queremos ver, bueno...
AUN NO PODEMOS VER.

martes, 30 de agosto de 2011

EL PRIMER PASO ES: ¡A COSTA DE LO QUE SEA!

Uno quiere estar bien pero en el fondo no “puede” estar bien, porque si está bien le toca enfrentarse a temas que no  sabe resolver, a circunstancias que no acepta; el cuerpo no puede con ellas. ¡Hay que querer estar bien a costa de todo!.

Pasan años hasta que uno explota: “Así no voy a vivir. Tengo una vida y no la voy a perder en la cama”. Es... estar dispuesto a que pase lo que sea, dispuesta a perder el trabajo, la pareja, la reputación.... ¡Lo que pase pero  voy a estar bien!
... y confías en ti y en la vida. 

Cuando uno elige hacer el camino igual ya han pasado hasta  4 años. Entonces, las cosas empiezan a pasar, aparecen personas, cursos, películas, libros, coincidencias, ¿Y tú otra vez por aquí? que te van a ir aportando nuevas formas de sentir... y piensas: ¿Cómo puedo ser tan rara de no bañarme en el mar con el buen día que hace? Superando una resistencia solo tuya y queriendo no ser vista, (no te puedes defraudar ni a ti ni a la enfermedad) te bañas y ves que no pasa nada incluso disfrutas. Tomas el sol.

Mi primer salto vino a través de mi profesora de yoga que me contó que se había curado “ella” de una enfermedad difícil. ¿Y yo por qué no? Ella me dejó para leer dos libros: “La enfermedad como camino” y “Visualizaciones curativas”. Sin duda marcaron. Era  marzo 2001.

Cuando se produce este salto, es como agrietar el hormigón de una presa.

Este salto no viene a través de la medicina tradicional. En la Fibromialgia no hay índices alterados y la medicina no tiene nada que curar, eso no implica que no exista, implica que no tiene instrumentos para medir. En este otro mundo, las pastillas que curan son las de tener buenas relaciones personales, las del reconocimiento, las de hacer lo que uno quiere hacer en la vida. Hay que focalizarse en esto.

Si uno clava su arpón en lo que quiere ya tiene cuerda, agarre y seguridad para tirar.
Si una persona se focaliza en la incapacidad, nunca conseguirá la capacidad. Hay que ir a por todas, y no con el miedo callado de que si estás bien puede que no pases la prueba de incapacidad. Con ese freno echado no se puede estar bien. Es a costa de lo que sea.
Luego el proceso te irá dando claridad y las cosas te  serán más fáciles.

Un proceso terapéutico se hace por necesidad y ...¡por placer!.  Hay que tener las mismas ganas que el que quiere mejorar su marca para ir a las olimpiadas. Se entrena, se entrega, disfruta. Cuando ese estado “de rebeldía” enfocada ocurre, las cosas pasan, y os aseguro que no son fáciles. Pero es mucho peor y más duro perder tu vida en la cama.


Cada uno tendrá su vía, a uno le aparecerá el Reiki, a otros yoga a otros contar cuentos, a mi la PNL, a otros hacer el Camino de Santiago, a otros... Hay muchas vías, si uno quiere ir al centro todas te pueden llevar.  Es igual la vía si tu quieres viajar a un lugar concreto. Elige destino y compañía.
“El placer más noble es el júbilo de crecer y comprender”.
Leonardo de Vinci.

domingo, 28 de agosto de 2011

QUERER SANAR

Recorto un fragmento del libro “En nombre del Amor” de Elena Vander. Podrían ser muchos los fragmentos, hoy elijo este:
“Querer sanar es una decisión que hay que tomar, no digo que sea fácil, ni la decisión, ni el proceso; pero si quieres, si anhelas reencontrarte, deberás decidirlo tú. Este es un camino muy personal.

La vida se ocupará de darte todo lo que necesitas para sanar, no te preocupes, te dará las personas adecuadas, el espacio adecuado. La protección que necesites: Ella quiere verte feliz, que fluyas, que florezcas.
Si tu intención es evolucionar, conciliarte contigo misma/o y aprender a honrarte, la vida te apoyara incondicionalmente. Te mostrará el camino con amor y gentileza, no necesitarás hacer nada, solo focalizar tu intención en reencontrarte.
Tienes que estar preparada/o a sentir, a aprender de lo que la vida te presente y a elegir”.

Desde que me di cuenta que no tenia sentido ir en otra dirección que no fuera hacia adentro,  decidí utilizar toda esa energía que siempre había dirigido fuera, focalizarla en ir hacia el interior.”


sábado, 23 de julio de 2011

NO ES OTRA ENFERMEDAD “ADEMÁS DE”

Tener fibromialgia no es tener otra enfermedad más “además de”. 
La Fibromialgia es el estado de la persona cuando se nos acumulan situaciones difíciles, cuando se solidifica el dolor vivido, cuando no se puede más.
Utilizando un ejemplo muy domestico:
Si tenemos una paellera, un sofrito, marisco, caldo, arroz, pollo, verduras... y a eso le ponemos un poco de calor, en un tiempo obtendremos “una paella”, pero la paella no es otra comida más, es “lo que tenemos”.
Si acumulamos problemas médicos varios, falta de reconocimiento, nivel de exigencia alto (para ti será “el normal”), exceso de generosidad que llega a dar lo que no quieres, alguna injusticia y abuso profesional, algún duelo no procesado, angustia económica... Si te enseñaron a callar el dolor, si no te sientes escuchada. Si quisieras que no existiera la sexualidad... ¡Tenemos la paella!
Vía de escape:
APRENDER A GESTIONAR LAS EMOCIONES Y A CUIDAR LAS RELACIONES
... Alguien me dijo, en referencia a sus relaciones familiares y a su Fibromialgia:

"Cuando estoy en mi sitio Estoy Bien..
  cuando se decir que "No" Estoy Bien,
cuando digo lo que siento y quiero Estoy Bien,
 cuando hago lo que siento y quiero Estoy Bien,
cuando me siento reconocida Estoy Bien".

          

viernes, 8 de julio de 2011

CONECTAR CON EL CUERPO.

Cuando de pequeños hemos tenido un dolor importante, agresión, rechazo... nos hemos protegido como hemos podido, nos hemos cerramos para no sentir el dolor tan fuerte. Nos disociamos. Nos separamos del cuerpo y así dejamos de sentir. Evitamos sentir. En cierto modo OLVIDAMOS SENTIR.

Ej.“...Eso no es. Aquello no fue importante. Eso no me afectó, mi padre murió muy rápido, se tiró por la ventana”.

Con el aprendizaje de no sentir se aprende a soportar mucho (“Síndrome de la rana hervida") somos capaces de aguantar mucho dolor porque estamos separados del cuerpo. Nos pueden hacer mucho daño sin defendernos. Parecemos buenos, pero no, nos “sentimos” tontos. Parece que damos y somos generosos pero...

“Generosas, generosas, en la Asociación de Fibromialgia hablan de que somos generosas pero... ¡Yo no soy generosa!  ¡Yo doy y doy, y sí doy, pero no porque sea generosa! sino porque no sé decir que no, porque no sé defenderme, no sé hacerme respetar”.

Nos dejamos dar sutiles hachazos hasta que se parte nuestro tronco.
Si estás desconectado del cuerpo estás desconectado de la vida. 
Te proteges de volver a sentir dolor y también te proteges del placer. 

CONECTAR con el cuerpo lleva tiempo, conectar es parte del viaje. 



      ("Síndrome de la rana hervida":  
Si intentamos introducir una rana en agua caliente, da un salto y escapa; pero si la introducimos en agua a temperatura ambiente y procedemos a calentarla lentamente permanece en el agua hasta morir hervida)
.

YO TAMBIÉN NECESITO TIEMPO PARA ABRIRME.

Yo también necesito tiempo para abrirme a este blog. Sé que  tengo que ir contando cosas mías de “mi vida anterior”.  En tres días tres personas me han pedido que cuente. Me cuesta mucho volver ahí, y cuando entro “me pringo mucho”, me tiembla la voz y me vuelvo a expresar mal. Lo haré porque sé que es útil para los demás, pero necesito tiempo para ir contando cosas íntimas. Por ahora me permito ir contando lo que surja en el momento en el que estoy, frases de sesiones, conclusiones, anécdotas y sobre todo metáforas que permitan ir abriéndose a lo nuevo, alejarse de lo que ya no es útil y que permita ir profundizando en el “entendimiento”.

Recuerdo ahora cuando en un pueblo del Pirineo entré y pregunté qué significaba el nombre de la tienda, sonaba muy bien. Me dijeron:
 “Si tiras piedras a un lago se producen ondas y el movimiento no deja ver el fondo. ... Si lo dejas estar ... al rato, en un momento de calma podrás ver el fondo. VER EL FONDO EN CALMA eso significa SHAMADI”. ("Samadhi" significa el comienzo del saber, sin ningún final).


Es así, si estoy en frecuencia terapeuta no puedo estar en frecuencia enferma, son dos densidades distintas. A veces veo la vida como una vez en un programa de “El hormiguero” en el que llenaron una caja de cristal grande con capas de líquidos de distintas densidades teñidos. Agua, glicerina, alcohol, aceite... y echaban frutas a la piscinilla. Cada fruta se quedaba en una capa, el plátano en una, la nuez en otra, la naranja en otra...  cada uno de ellos quedaba en un nivel y no en otro, según su densidad, claro.

Así veo la vida. Si te fijas hay capas con distintas densidades y “estás en una densidad”. Si estás en agua no estás en aceite, o en el barro. Con los cambios de la vida podemos ir quitando peso, aligerando densidad y subiendo capas... Encontrando cada vez más claridad, más luz. Sabemos lo que hay debajo pero ya no podemos saborearlo. 

Os pido tiempo para ir sacando cosas de entonces. No quiero volver allí.


EL INMUNOLÓGICO – LAS EMOCIONES

En la época difícil yo no entendía por qué esa sucesión infinita de males y dolores. Yo quería entender, necesitaba saber.
La explicación acababa cuando me decían que todo eso sucedia porque caía el sistema inmunológico. Ahí estaba el tope. Para mí, ese no era el final, no me curaba, no me servía. ... 
¿QUÉ HACE CAER EL SISTEMA INMUNOLÓGICO?  Esa era para mi la clave.

Buscando aprendí que el sistema inmunológico está relacionado y dependiente del estado anímico... ¡Son las emociones las que me condicionan! ¡LAS EMOCIONES!. Eso sí lo puedo controlar yo, ¡ESO SÍ DEPENDE DE MÍ!  Puedo aprender a gestionar. 
No podré controlar las cosas que me pasan, pero sí puedo elegir el cómo vivirlas.


YA NO PUEDO HABLAR EN PRESENTE

Ya no puedo hablar en presente de la Fibromialgia, Y casi ni puedo hablar en pasado, estoy en otro lugar, fue otra vida y tengo que hacer “regresiones” para conectar con ella. Entonces escribí lo duro que era, pero lo rompí, ya no tengo esa memoria, no la quiero tener.
Cuando me preguntan si realmente yo tuve Fibromialgia recuerdo... Mi marido dice: “¡Qué me lo pregunten a mí!”
La vida sigue su curso, y sigue habiendo subidas y bajadas, días de risas, problemas y dias difíciles, pero... ¡Eso es la vida, eso no es Fibromialgia!